Si hubiera que elegir un sonido universal para la paz, votaría por el ronroneo. B. L. Diamond

Asociaciones Protectoras de Animales de España

...busco algo en el blog

domingo, 11 de abril de 2010

Desungulación = Mutilación = Amputación

Este tema me preocupa de una manera horrible.. Y es algo que a menudo no sólo se menciona o piensa sino que se lleva a cabo, por un cóctel entre la inconsciencia, el desconocimiento y el profundo egoísmo.. Un práctica que está prohibida en alguno lugares pero aún a años luz de erradicarse de una manera rotunda y unánime, empezando por tantos veterinarios que lo hacen sin siquiera contar a los dueños de los gatos que lo que van a realizar es una operación donde se le practica al gato la AMPUTACIÓN de la última falange de cada dedo.....

Lo primero que una persona antes de adoptar un gato ha de tener claro es si está dispuesto a que su gato en algún momento pueda hacer algún destrozo de sus muebles, cortinas y sofás, especialmente si lo que quieren es un gatito cachorro pues en esa etapa el mundo se mueve a su alrededor y hasta una mota de polvo que vuela por el aire puede convertirse en una pequeña presa. A parte del arañado como parte del juego el hecho de rascar se debe a un montón de motivos y son el producto de la actividad felina, va en su naturaleza, por lo tanto si quieres un gato has de aprender a compartir tu vida con un animal que es todo dulzura y placidez y que en esa placidez las uñitas juegan un gran partido.

Los gatos necesitan sus uñas para TODO, es la prolongación de sus manitas y con ellas pueden coger en sus manos cualquier juguete, comida, su cola al lavársela, etc... a parte son esenciales para ayudarse a escarbar en la arena a la hora de hacer sus necesidades y posteriormente taparlas, sus uñas son el elemento básico para andar, pues al andar, hacen de punto de apoyo, quitarlo repercute en la salud de sus patitas y su correcta locomoción..., contribuye así también al agarre tanto por el suelo como apara ayudarse como pequeños crampones cuando trepan a lugares escarpados, ramas de árboles, evitar accidentes facilitando su agarre como en el alfeizar de las ventanas, y un larrrrgo etc...
Además juegan un papel fundamental en el rascado, actitud que los humanos podemos interpretar como un verdadero engorro y la causa que a muchisima gente lleva a decidir amputar la última falange de sus gatos, enmascarándolo con esa leve expresión "desungulación" que lleva a equivoco y a penar que quizá es como una buena manicura sin más.....
El rascado que realiza un gato está especialmente relacionado con la impregnación de su olor, de imprimir en la superficie de rascado sus feromonas de la zona de las almohadillas de sus patitas.

Salvo en el caso de marcaje territorial por competencia del espacio con otros gatos, lo normal cuando lo hacen en las casas es por una respuesta positiva, están felices y agustísimo y se estiran y rascan.. Yo por ejemplo, siempre al llegar a casa tras el trabajo, después de mimos y mimos, rodar en el suelo, y toda una fiesta de ronroneos y maullidos, mi gata primero me acaricia con su cara en la mía y después se estira en la pared, muebles, mi propia pierna,... para sacar sus uñas y rascar con mayor o menos presión en todas las superficies que me rodean, ella así llena su espacio de feromonas de felicidad, que huelen a ella y que ahi permanecen dándole seguridad en su espacio, en su casa.
Primero me imprime con las hormonas de su cabecita y después pasa al rascado por esa zona de la casa. Esto forma parte de la expresión del bienestar gatuno, el error es cuando la gente lo interpreta como un acto destructivo sin más y primero les regaña y después se plantea quizá la terrible desungulación.

Los gatos necesitan arañar. Arañar es una actividad fuertemente ligada a la naturaleza del gato, y no algo que pueda elegir. Un gato araña varias veces al día, quizá unas 3.000 a lo largo de su vida, para liberar estrés, marcar su territorio, y ejercitar sus músculos. Las uñas son el corazón de la actividad de arañar. La tensión entre las uñas clavadas en una superficie y los músculos de
la parte superior del cuerpo genera ejercicio, marcas visuales y cualidades audibles asociadas con el rascado. Los hombros y la parte superior de la espalda de un gato desungulado se debilitan gradualmente, puesto que arañar es la principal actividad que los mantiene fuertes. La experiencia completa de arañar (el ejercicio, el impacto visual, el sonido de las uñas rascando) es un potente relajante para un gato.
No se puede predecir cómo reaccionará cada individuo al serle negada esta estupenda fuente de alivio para el estrés. Un gato puede desarrollar problemas de agresividad para el resto de su vida; otro podría estar bien aparentemente, hasta que tenga que enfrentarse a una situación de estrés. Un gato que araña es un gato feliz. La desungulación interfiere profundamente con este
comportamiento central de los gatos.

Por desgracia estas repercusiones en el comportamiento que muchas veces incluso hacen que el gato prefiera hacer su necesidades en cualquier sitio menos en el arenero (muchas veces el rascar en la arena se vuelve insoportable..) Pueden llevar a abandonar a su gato, su conducta puede volverse incluso más agresivo y morderlo todo... en fin, tremendo.. Ni que decir tiene la inapacidad para poderse rascar siquiera...

Qué podemos hacer para evitar el rascado en sitios indeseados.
Pues ofrecerle a su gato un buen rascador es fundamental, siempre cerca del lugar donde acostumbren a descansar y en este caso del sofá pues lo más cercano posible al sofá. Si además acompañamos con el hecho de echar feliway en las partes del sofá que suelan rascar iremos arreglando o atenuando este "problema", el feliway es un compuesto que imita la feromona facial, de tal forma que el gato siente que ahí ya ha rascado y lo hace sobre otro lado, tener cerca el rascador desvía sobre éste su atención. Con paciencia, amor y entendimiento a la actividad de nuestros felinos todos estos "inconvenientes" pueden reducirse e incluso eliminarse, pero es fundamental darles una alternativa donde poder hacerlo, recordad que es una respuesta positiva y fundamental para ellos, y jamás deberíamos regañarles por ello..

También es importante cortarles las uñitas, con cuitado de no llegar a la venita, que a trasluz se ve perfectamente la rayita rosada de dentro, se trata de la punta solamente y ayuda a que el efecto del rascado no sea tan fuerte y a sanearles sus uñas.

Por último quisiera poner una explicación a esta tremenda crueldad, aún se hace muchísimo y realmente consiste en una atroz mutilación, la cual como he comentado tiene muchas implicaciones tanto físicas como psicológicas y de comportamiento.

DESUNGULAR = AMPUTAR


La desungulación es una operación quirúrgica seria. Se suministra al
“paciente” anestesia general, dado que el dolor sería una tortura sin ella. Se
coloca un torniquete alrededor de la primera pata a desungular. El veterinario
entonces ejecuta una serie de diez amputaciones. Cada amputación elimina la
uña y el hueso en el que ésta se encuentra firmemente enraizada. Se secciona
el tendón y el ligamento que sostienen cada uña. Y se corta el tejido blando y
la carne que rodean la zona. El asistente del veterinario venda la pata del gato
para enjugar la sangre. El gato ha sido desungulado. Las uñas retráctiles que
habría utilizado a lo largo de su vida para rascarse, jugar, caminar y defenderse yacen amontonadas sobre la mesa, esperando a ser tiradas a la
basura.
La operación de desungulación no siempre termina sin percances. “Las complicaciones de esta amputación pueden ser un dolor atroz, daño al nervio radial, hemorragia, huesos astillados que impiden la curación, y un doloroso crecimiento de las uñas deformadas hacia dentro de la garra ¿, que ya no es visible .” Algunas complicaciones requieren una segunda ronda de anestesia y
cirugía.

Incluso si la operación transcurre sin percances, el dolor y la angustia a los que se ve sometido el gato cuando despierta son atroces. El Dr. Nicholas
Dodman, Profesor de Farmacología Conductual y Director de la Clínica del
Comportamiento en la Escuela Universitaria de Medicina Veterinaria en Tufts, y
un especialista internacionalmente conocido en investigación sobre el
comportamiento de animales domésticos, explica la desungulación: “La falta de
humanidad del procedimiento queda claramente demostrada en la naturaleza
de la recuperación de los gatos de la anestesia tras la cirugía. A diferencia de
las recuperaciones de rutina, incluyendo las recuperaciones de operaciones de
esterilización, que son bastante tranquilas, la cirugía de desungulación termina con gatos rebotando contra las paredes de las jaulas de recuperación por el
insoportable dolor. Los gatos más estoicos se hacen un ovillo contra el fondo
de la jaula, inmovilizados en un estado de desamparo, presumiblemente
debido al dolor abrumador.... [La desungulación] sirve como modelo de dolor
intenso en las pruebas de eficacia de fármacos analgésicos. Aunque se pueden
utilizar analgésicos en el postoperatorio, raramente se les suministran, y sus
efectos son incompletos y transitorios en cualquier caso, de modo que antes o
después surgirá el dolor.” (Extraído de The Cat Who Cried For Help, Dodman
N, Bantam Books, New York).2
Algunos veterinarios están promoviendo la desungulación con láser como
un procedimiento “libre de culpa”. La desungulación con láser puede reducir la
hemorragia y quizás disminuir en cierto grado el dolor agónico, pero el
procedimiento no es diferente, sólo la forma de amputación.


Más información en
http://www.migato.es/noticias/images/newsattach/gatosungula.pdf
http://nuevavida-adopciones.org/articulo/9/9/
http://www.gatosbotanico.com/modules.php?name=News&file=article&sid=57
http://www.conciencianimal.org/es/Advertencias/porque_los_gatos_necesitan_las_u%C3%B1as_copywright_gary_loewenthal.htm

1 comentarios:

Veterinarios de cabecera dijo...

Muy buen artículo, se les felicita por su gran labor, escribo desde Guatemala y esperamos que en nuestro país se formen entidades como esta. El "problema de nuestras mascotas" no es de ella, muchas veces es de los dueños por no tener la responsabilidad de antes de comprar o adoptar una mascota ver si dispongo de tiempo, dinero y lugar adecuado para la misma, y en base a esto decidir que tipo de mascota se adapta a mi estilo de vida. Bendiciones y nuevamente felicidades